Caminan entre nosotros

Al tercer día resucitó de entre los muertos… Jesús de Nazaret no es la primera persona de la cual tenemos constancia que se convirtió en zombi.  Tenemos documentación escrita sobre la existencia de dicho acontecimiento, la Biblia.

Despertó al tercer día…  y con hambre!!!

 Dicho documento además da indicios de otros casos del “despertar de los zombis”. En  Lucas 7: 11- 17 “Aconteció después, que él iba a la ciudad que se llama Naín, e iban con él muchos de sus discípulos, y una gran multitud. 12 Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda; y había con ella mucha gente de la ciudad. 13 Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores. 14 Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate. 15 Entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre. 16 Y todos tuvieron miedo…
¿Cómo no iban a tener miedo? Estaban viendo a un zombi pero no eran conscientes. El pavor que sufrirían al ver tal acontecimiento es indescriptible. El pasaje de Lázaro, más conocido para el público en general, nos muestra otro hecho irrefutable de la existencia zombi desde época antigua. «Lázaro, levántate y anda». Estas palabras incluidas en el Evangelio de San Juan -donde se dice que Jesús revivió con ellas a Lázaro de Betania que acababa de morir-, nos deja constancia sin lugar a dudas de la existencia de los muertos vivientes. Vemos todos los síntomas de un zombi en Lázaro, descomposición de la carne, andares torpes, el pánico en la mirada de todos los presentes, son evidencias clarísimas. ( Esto se ve claramente en el siguiente documento visual, exactamente la escena tiene lugar en 1 hora: 18 minutos: oo segundos). Dantesco!!

 Pero la historia nos ha dejado más huellas de la presencia zombi en nuestra realidad. Así está demostrado igualmente que Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid, después de muerto, cabalgó de nuevo y ganó la definitiva batalla ante los almorávides.

Díaz de Vivar en plena conversión…. ZOMBI

 Otros datos que nos dan pie a hablar de la presencia zombie en la historia es la enigmática muerte de Marco Junio Bruto. Bruto es conocido por ser uno de los ejecutores del dictador César. En los idus de marzo del año 44 antes de Cristo, un grupo de senadores, entre los que se encontraba Bruto, asesinaron a César, quien dirigió sus últimas palabras a Bruto: Tu quoque, Brute, fili mi (Tú también, Bruto, hijo mío). El caso es que el cuerpo sin vida y ensangrentado de César volvió a la vida, logrando finalmente vengarse de su asesino, por lo que la teoría de que Bruto se suicidó arrojándose sobre su espada tras la Batalla de Filipos queda descartada. Lo que no está tan claro es que sucedió con César-zombi.

Julio César clama venganza a dos metros bajo tierra.

 Otros casos más difíciles de asegurar ya, sobre la presencia zombi, nos lleva al nazismo y a Hitler. No está muy claro, pero en este caso creo que una imagen vale más que mil palabras. Vemos presencia zombi claramente en la foto, sino, no se entiende que clase de humano se deja seguir por el individuo del bigote…

Una patulea de zombis aclaman al Hitler-zombi.
Esta foto le costó la vida a su realizador…

En definitiva, tenemos presencia atestiguada de zombis y otras por confirmar.

Caminan entre nosotros.

PD: El 17 de octubre comienza la 2º temporada de The Walking Dead, serie de la cual el hacedor de esta entrada (Carlos) es seguidor. 

Anuncios

4 pensamientos en “Caminan entre nosotros”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s