La Gesta de Guzmán

Agosto del año 1294, el levante transporta un angustiado y estremecedor lamento procedente de las Columnas de Hércules que recorre toda la provincia gaditana. Es el lamento de una mujer que ve como su hijo primogénito es degollado ante sus ojos.

A finales del año 1293 las tropas musulmanas formadas por granadinos y marroquíes, deciden poner sitio a la plaza de Tarifa, conquistada apenas un año antes por las huestes del rey castellano Sancho IV “El Bravo”.

Entre las filas musulmanas contamos con la presencia del infante Don Juan, enfrascado en disputas sucesorias con su hermano Sancho, y antagonista de esta historia. A su vez, en el lado castellano nos encontramos con el protagonista, Don Alonso Pérez de Guzmán nombrado alcaide de la villa poco antes de que las tropas musulmanas pusieran cerco a la ciudad.

El sitio se prolongaba sin éxito, mientras que los refuerzos cristianos se preparaban para ir en auxilio de los sitiados. Llegado el mes de Agosto del año 1294, y ante los fracasados intentos por conquistar la villa, el infante Don Juan idea un plan maquiavélico para medrar la resistencia numantina mantenida por los tarifeños con su alcaide a la cabeza. Este plan no era otro que amenazar a Don Alonso, utilizando para ello a su primogénito; el cual fue capturado por las huestes de Don Juan, probablemente cuando el joven trataba de hacer llegar un mensaje para las tropas cristianas; amenazando con degollarlo si no es entregada la ciudad.

Y fue ese verano de 1294 cuando la historia pasó a ser leyenda. Don Juan se presentó a los pies de la torre octogonal del castillo tarifeño instando al alcaide a rendir la plaza.

¿Conoces a este niño, Don Alonso?

Conozco que es mi hijo mayor y el más amado y querido, pésame mucho verle en vuestro poder y no en el de a quien yo lo enviaba.

No hizo falta que Don Juan lanzará su amenaza, Don Alonso comprendió que estaba entre la espada y la pared. Observaba las murallas de la ciudad, y a sus habitantes, encaramados en ellas siendo testigos mudos del acto, y fue en ese momento cuando su voz se elevó su voz sobre las almenas de la fortaleza:

No engendré yo hijo para que fuese contra mi tierra; antes engendré hijo a mi patria para fuese contra todos los enemigos de ella. Si tu lo acabas me darás gloria, a mi verdadera vida, y a ti, infamia en el mundo, y, después condena eterna…

Y si no tienes puñal, ahí va el mío.

Tras este acto Don Alonso se retiró al interior de la fortaleza acompañado de un silencio sólo roto por los arrullos del levante. Instantes después el joven fue asesinado. Días después el cerco fue levantado y la Ciudad de Tarifa permaneció en manos castellanas.

Desde ese día Don Alonso Pérez de Guzmán recibió el apelativo de “El Bueno”. Apelativo el cual no compartiría su esposa, María Coronel, para la cual supuso un tremendo golpe que terminó por acabar con la lucidez de la dama castellana.

Valgan estas líneas para recordar un suceso que fue fuente de inspiración para anteriores generaciones, y que en la actualidad ha quedado arrinconado en el olvido, quizás por la crueldad del acto.

Sin duda alguna nos encontramos con un episodio heroico digno de otra época, época marcada por la violencia, algo que no difiere mucho de la actual, pero en la que el honor, la lealtad y la gloria marcaban a los hombres.

Torre de Guzmán, se cree que fue el lugar desde donde se lanzó el puñal.

Anuncios

4 pensamientos en “La Gesta de Guzmán”

  1. Es difícil separar la leyenda de la realidad en sucesos tan lejanos en el tiempo, es muchas veces difícil identificar la invención de lo real en la actualidad, así que, compañero imaginese en una época en la cual el sello de leyenda fue incluido en muchos episidodios relacionados con la reconquista, un ejemplo claro lo encontramos en la intervención en diversas batallas del apostol Santiago como paladín cristiano contra el infiel.Además hay que destacar que la figura de Guzmán, ahora un poco olvidada, fue un modelo de caballero castellano y fuente de inspiración de diversos romances, y de los literatos y artistas de la corriente Romantica en el siglo XIX, de hecho las palabras atribuidas al héroe proceden de estas fuentes.LO que si es cierto es el carácter guerrero de la villa de Tarifa que queda recogido en su escudo: “Estote fortes in bello” (sed fuertes en la guerra). Y cuyos habitantes evitaron que cayera la ciudad de nuevo en manos musulmanas.Así que es muy probable que el hecho, aun envuelto en la leyenda, tenga mucho de realidad, ya sea por propia voluntad de Guzmán o por no enfrentarse a sus subditos.Sólo queda darte las gracias y desear que no te haya aburrido mi respuesta.Un saludo Compañero!!!

    Me gusta

  2. Primero dar las gracias por la posibilidad de leer estos artículos tan entretenidos de retales de nuestra historia y sobre todo por exponerlos de una forma sencilla y amena.
    Respecto a que hay de verdad o leyenda? A mí personalmente me gusta creer que aunque “la historia es una gran mentira” siempre hay una gran verdad que sirvió de inspiración.
    Un saludo desde Tarifa a todos los que hacéis posible este blog.
    Pd: solo aclarar que yo he expuesto mi opinión personal y que no soy historiador ni miembro de este blog.

    Me gusta

    1. Muchas gracias por seguirnos y tener tan buena opinión de este rinconcito de la historia. Un saludo.
      Psdt: Cada leyenda solo es la capa que cubre una verdad.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s